Los 9 consejos para mantener tus sartenes con antiadherente perfectas

Hola a todos,

En este post os queremos comentar un par de consejos para ayudaros a mantener tus sartenes, cacerolas, potes,… con antiadherente (normal, cerámico, a la piedra,…) para que duren mucho más tiempo, no se les salte el antiadherente y mantenga esa magnífica propiedad que evita que los alimentos se peguen a la superficie.

¡Vamos allá!

1.Evita rascar, batir, remover, girar,… los alimentos con cualquier utensilio de acero. Siempre recomendamos utilizar utensilios de madera, nylon o silicona. Con los utensilios de acero podemos rallar el antiadherente, de modo que a la larga (y no tan larga) empezará a saltar el antiadherente.

Si igualmente prefieres utilizar utensilios de antiadherente te recomendamos optar por piezas como sartenes o cacerolas de acero inoxidable. Estas no tienen antiadherente que pueda saltar, pero eso sí, se pegan los alimentos (a menos que utilices mucho aceite o hiervas los alimentos).

2
3

 

2.Evita los cambios bruscos de temperatura, ya que pueden debilitar el antiadherente. Cuando acabamos de cocinar podemos dejar la sartén (por ejemplo) en remojo, pero si la sartén está caliente, que el agua también este caliente. Si esperamos que se enfríe la sartén podemos poner agua fría, y si queremos limpiarla más fácilmente, podemos volver a calentarla en el fuego con el agua y limpiarla después.

3.Antes de la primera utilización recomendamos limpiar la pieza con agua y jabón y untar el interior con un poco de aceite. Este paso es para hidratar el antiadherente de la sartén, olla, cazo,.. Sólo la primera vez. Si tenéis por costumbre meter los utensilios en el lavavajillas, recomendamos volver a untar con aceite el interior, ya que el lavavajillas reseca mucho el antiadherente y puede llegar a dañarlo.

4
5

4.Debemos limpiar bien nuestros utensilios de cocina, sobretodo las planchas para carne. Si no lo hacemos bien, dejamos una capa de grasa, que a parte de no ser demasiado sano para nosotros, ésta se va requemando consiguiendo dañar el antiadherente.

5.Siempre es bueno calentar la sartén poco a poco, para evitar grandes contrastes de temperatura de golpe. Primero ponermos la sartén a fuego bajo y cuando empieze a estar caliente subimos la temperatura. Por ejemplo, con la cocina de inducción, empezariamos a un número 5-6 y después subiriamos la potencia a 8 o 9 (si queremos una temperatura intensa o fuego vivo).

6.Una vez la sartén esté un poco caliente, ya podremos incorporar los alimentos, no antes, así evitaremos porblemas de adherencia.

7.Siempre tenemos que utilizar estropajos para limpiar que no rallen, pero tampoco es necesario utilizar exclusivamente la esponja (que tampoco elimina toda la grasa).Hay gran cantidad de marcas, y en muchos supermercados podeis encontrar éstos estropajos, que no rallan el antiadherente pero si eliminan la grasa.6

8.Hay una serie de alimentos que generan substancias que debilitan el antiadherente. Generalmente los más agresivos son los alimentos con caparazón como las gambas, almejas, cigalas, caracoles,… Si tienes una plancha o sartén más antigua, recomendamos que utilices ésa, así mantendrás el antiadherente de la nueva perfecta.

7

9.Debemos ir con cuidado con las altas temperaturas, ya que los antiadherentes tradicionales se suelen quemar a temperaturas más altas de 200ºC. Si queréis cocinar a temperaturas más altas os recomendamos utilizar sartenes cerámicas (con un poco más de resistencia) o de acero inoxidable.

8

Esperamos que sirvan de ayuda nuestros pequeños consejos y que aprovechéis todos vuestros utensilios de cocina;)

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.